Valdevarnes

Fiestas de la asociación "Los comuneros"

        Las fiestas de la peña de “Los Comuneros” de Valdevarnés se celebran en la fecha que se conviene el año anterior en la reunión anual de los socios. Se suele celebrar para que coincida con el puente de mayo.

Gran parrillada

        La composición de las fiestas varía de año en año, ya que el puente no cae siempre igual, aunque en esencia no varía, ya que el acto central consiste en una gran comida de hermandad en la plaza del pueblo, donde se da cuenta del mejor lechazo castellano. Así pues, la composición normal de las fiestas es la siguiente:

        El sábado por la tarde(en ocasiones el domingo) se celebra el certamen de dulzainas en la plaza de la ermita. El certamen que lleva ya 6 ediciones, trata de ser un impulso a la propagación de la cultura tradicional, del folklore y de la conservación de la cultura tradicional en el que actúan varios grupos venidos de todas partes de España, y tras él se hace una gran parrillada a cuenta de la peña para cenar, de la que disfrutan tanto los músicos como toda la gente asistente. Tras esto, comienza la orquesta en la plaza mayor hasta la madrugada, que se traslada la fiesta a la peña donde se disfruta de música de todo tipo.

Comida de hermandad en la plaza

         El domingo todo el pueblo se viste con la tradicional camiseta morada y amarilla de la peña “Los Comuneros”. Tras la celebración de la misa y el vermut amenizado con un grupo de Los corderos asados dulzaineros que se alarga exactamente hasta el momento en el que llega el asador de corderos con su camión al pueblo y comienza la gran comida de la peña, en la que todo el pueblo come junto; la comida consiste en cordero asado como plato principal y ensalada, fruta, café, copa y puro, y todo ello por un muy módico precio, a elegir por el consumidor, eso sí, con un precio mínimo.

         Esa misma tarde se celebra el juego de la chita, un juego tradicional de la zona, en el que participa todo el pueblo, que consiste en tirar la tana(un palo de madera) situado a varios metros de distancia con unas placas de metal en forma de moneda, aunque mucho más grandes y pesadas.